Viento en contra, critica

Después de 4 años de trabajo estrena “Viento en contra” (antes caída libre). La expectativa es grande porque los actores Bárbara Mori y José María Torre fungen por primera vez como productores (aunque muy bien apadrinados por el experimentado Walter Navas). Como dato, es la última cinta que tiene el apoyo de Warner Bros. en su producción. Sin embargo, ni a usted ni a ningún espectador le importa si la película tardó 4 años, si tuvo problemas con el guión o el financiamiento, es más, no le debe importar nada más que lo que se ve en la pantalla, así es que vayamos al grano.

El género al que nos enfrentamos es “suspenso” (con toques de acción). Ya con esto claro debemos pensar que en todo momento tendremos preguntas que hay que ir resolviendo y el éxito de una buena película de suspenso es que nos mantenga atentos, al filo de la butaca y que la historia juegue con nosotros y nos dé un viaje interesante y entretenido.

Para que todo cuadre, tenemos que creernos la “convención” (mundo creado por el director donde todas las acciones se llevan a cabo). Luisa es una madre exitosa en su trabajo la cual va camino a la cima. En el trayecto es acusada de matar a una trabajadora llamada Sofía y ser parte de un fraude en la empresa donde labora. Con todo esto lo único que le queda es huir y proteger a su hijo mientras trata de limpiar su nombre.

La producción y las escenas de acción son buenas. La cinta arranca bien y va planteando la problemática (interrogantes), el asunto es que mientras llegamos a las respuestas nos enfrentamos a momentos inverosímiles que pueden zafarnos de toda atención. La idea es al final resolverlo todo, pero cuando este llega además acompañado de un buen giro de tuerca, ya la historia nos soltó, no hay suspenso ni el mismo interés con el que arrancamos. (eso me pasó y si quiere llámelo vicio de profesión).

Le recomiendo que se entretenga, vi personas en la función con público a las que no solo enganchó la historia, sino que también sufrieron con todo y la disfrutaron. Como siempre le digo, usted tiene la última palabra.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario