‘Tres primos y una boda’ (2011)

Hay películas que desde que arrancan conquistan y crean expectativa. Además agradeces cuando en el trayecto sacan un gran corazón y buena historia que te deja tranquilo, de buen humor y con una rica charla de café. “Tres primos y una boda” es un gran ejemplo de ello.

La primera secuencia es genial, nos topamos con el rostro de Diego el cual esta platicándonos su historia de amor, conforme avanza la charla descubrimos que lo han dejado plantado en el altar y solo la novia pudo avisar a sus invitados. Diego recibe consuelo de sus primos Julián que es un ligador, fiestero y exitoso empresario; y José Miguel, un joven neurótico e hipocondriaco que perdió un ojo combatiendo en Afganistán.

Los tres emprenden un regreso a las fiestas de su pueblo donde gozaron su infancia y además vive Martina, que es el primer amor de Diego (inolvidable grito de guerra: “Martina! … baja, y haznos una paja!”). Además se toparán con el viejo Bachi que es un borracho experto en cine y su hija Clara.

“Tres primos y una boda” es un viaje por los recuerdos, una muestra con gran humor de lo que los hombres pueden pensar, vivir y mostrar cuando las crisis les afectan. Una visión honesta y entretenida de la vida y la familia. Como dije anteriormente, estamos frente a una película llena de corazón y de personajes entrañables que nos llevaremos después de que se prendan las luces de la sala.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario