Tocayo Silvestre

Sylvester Stallone

Mucha gente cuando le digo que me llamo Silvestre luego luego hacen referencia a 3 personajes, Silvestre Revueltas, Silvestre el gato y al actor Sylvester Stallone.

El cine de Stallone me gusta (no digo que sea bueno); además de entretenido debe ser por esa relación con el nombre que me ha acompañado toda mi vida.

Cuando llegue a vivir a Acapulco, unos cuates me dijeron que una casa que estaba por la avenida escénica le pertenecía al actor; cosa que jamás pude comprobar. Pero era lo más cerca que había estado de él.

Hace muchos años (yo andaba creo que en la prepa); tuve la oportunidad de estar en Los Ángeles California con la familia y paseando por enfrente del afamado “Palacio Chino” nos metimos a una tienda de suvenires. Ahí encontramos esas figuras de cartón tamaño naturales de diversos famosos donde podías tomarte una foto y llevártela para presumirla a tus cuates. Bueno pues yo encontré una de Stallone y me tomé mi foto con el tocayo.

Los años pasaron y la vida me llevo a esto del cinito, pero nunca había tenido la oportunidad de ver a Sylvester en persona en ningún lado, ya no digamos de entrevistarlo; hasta el 2003 cuando visito México promoviendo “Spy Kids 3D”.

Se presentó la oportunidad esperada y recuerdo que llego mi turno de la entrevista, entro al salón donde estaban las cámaras y él ya puestos y listos y nos presentaron: “Sylvester this is Silvestre” le dijeron. Me dio la mano sorprendido; me dijo que mucho gusto y que tenía el mejor de los nombres.

En ese momento otra persona me dice como siempre las indicaciones de no fotos, no saludos, no firma nada (lo que siempre te dicen en esos junktes).

Mientras me ponían el micrófono le conté rápidamente que tenía una foto con él y se la enseñe, me dijo sorprendido: “¡wow! que chavos estamos, ¿Dónde fue?”, le conteste “¡no eres tú!, es un cartón y me la tome en Los Ángeles hace muchos años”, ¡entonces sucedió! me dijo “oye esto no puede ser, somos tocayos y debemos tener una foto real”, yo feliz.

Termina la entrevista y en ese momento él se para de la silla y me dice que nos tomemos la foto, saltaron los del estudio y los representantes y me comenzaron a regañar un poco cuando les dijo que él era el que quería la foto y que nos dejaran. Todos sonrientes se callaron y apoyaron al actor.

Me abraza al momento de la foto y me dice: “pongamos la foto vieja y falsa”. Saque el papel y la sostuvimos ambos para la foto. Se despidió de mi muy amable, me dio un abrazo y salí del lugar.

Acepto que tengo un fan adentro y de vez en cuando sale, pero ahora si era imperdonable no hacer el show criticado por muchos del “¿me puedo tomar una foto contigo?”… ¿A poco no?

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario