"Sombras tenebrosas" (2012)

Tim Burton se junta con Johnny Depp por octava ocasión con su mujer Helena Bonham Carter por séptima, con su amigo Christopher Lee por quinta y por segunda vez con Michelle Pfeiffer. Todos tratando de generar una cinta en donde las intenciones no bastaron para dar buenos resultados.

En Estados Unidos las críticas fueron muy severas con Burton porque la serie de tv del mismo nombre que se transmitió en los 70 ́s fue favorita de muchos en ese país.

Barnabas es un niño que vive con sus padres. La familia es lo más importante (valor siempre presente en la cintas de Burton) y los Collins arrancan la construcción de su mansión e imperio. Los padres mueren por “causas misteriosas” y Barnabas queda solo. Pasan los años y en un momento rechaza el amor de Angelique Bouchard por el de otra mujer. Angelique con el uso de magia negra mata a su amada y lo convierte en vampiro encerrándolo en un ataúd y enterrándolo. Dos siglos después Barnabas despierta y regresa a la mansión Collins.

Los nuevos descendientes e inquilinos de la casa no son ni unidos, ni extraordinarios, ni mucho menos exitosos, es más, el negocio familiar está peor que nunca. Barnabas se pone la meta de regresar la grandeza a su familia, pero en el camino, se topa con Angelique Bouchard quien también ha permanecido viva 2 siglos y domina todos los territorios y negocios. Ahora, el enfrentamiento será inevitable.

Lo mejor de la cinta sigue siendo el universo Burtoniano, vestuarios, escenografías, la música de Elfman (ha musicalizado todas las películas de Tim excepto Ed Wood) incluso el regreso al humor negro y sarcástico.

En las actuaciones la que se lleva todo es Eva Green. Una gran sensualidad, erotismo y villanía. La mejor secuencia de la película es la escena de sexo entre Barnabas y Angelique a ritmo de Barry White. Y siguiendo con la música me quedo con el buen homenaje al maestro Alice Cooper.

Los lados contrarios de “Sombras tenebrosas” arrancan con un Johnny Depp al que parece se le ha agotado el abanico de actuaciones y está en el momento del reciclaje. Una Michelle Pfeiffer desperdiciada y una serie de personajes sin antecedentes, empatías de ningún tipo para con el público. Como dije, que bueno que Burton regresa al manejo del humor, solo que es una lástima que no sepa usarlo o colocarlo para que sea efectivo.

Al final, tenemos una película solo entretenida y buena visualmente. La verdad eso no era lo que esperaba de Tim Burton. Para los que somos fans de su cine es obvio que nos gusta lo que hace, pero si todos como público y fans fuéramos exigentes con la pareja Burton – Deep, quizás podrían entregarnos mejores historias en un futuro.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario