"Salvajes" (2012)

¡Está vivo! ¡Está vivo! Para los que somos fans del cine de Stone de los 90 ́s, y que tuvimos que soplarnos la descarada Comandante (2003), la eterna Alexander (2004), la patética y decepcionante World Trade Center (2006), la bien actuada aunque vendida “W.” (2008), la salvable “South of the Border” (2009) y la repetida “Wall Street: Money Never Sleeps” (2010) les tengo la agradable noticia de que ¡Oliver Stone ha vuelto!

Por fin un regreso al estilo violento, de personajes carismáticos, profundos y rebeldes, de temas incómodos, visualmente recargado, con una edición rápida, fotografía con diversos planos, música moderna y elencos extraordinarios.

Oliver Stone gusta de personajes rebeldes en sus películas, pero en general destacan los masculinos. Hay una frase en la cinta “Asesinos por naturaleza”que dice que lo único que puede controlar a la bestia, es el amor. De la filmografía de Stone destaco los personajes de Pamela Courson (Meg Ryan) en The Doors, Mallory Knox (Juliette Lewis) en Asesinos por Naturaleza, Le Ly (Hiep Thi Le) en Del cielo a la tierra y Olympias (Angelina Jolie) en Alexander. Todas ellas controlan a sus bestias y son en sí mismas mujeres líderes y también rebeldes. Hoy en Salvajes, Oliver no solo nos presenta otra chica interesante, sino que es la voz de la película. El personaje es Ofelia (apodada “O”).

“O” al inicio nos dice: “No porque este contándoles esta historia significa que estaré viva al final, puede ser que esto sea una grabación” y con esta frase arranca una historia que se plantea ambigua y que despierta el interés en ver su resolución.

Basada en el best seller de Don Winslow, Salvajes nos presenta a dos jóvenes con talentos únicos y complementarios de Laguna Beach. El primero es Ben, un budista pacífico, brillante para la botánica y los negocios. El segundo es Chon, unex SEAL. Ambos aprovechando su brillantez montan su negocio casero de marihuana. El éxito es que es la más pura y mejor de todo el mercado. El triangulo de amor y amistad se completa con “O”, la cual tiene una relación con ambos. Todo iba bien hasta que el cartel de Baja California quiere asociarse con ellos.

Ben y Chon se niegan declarando que ellos solo quieren salirse limpios del negocio, dejarle todo al cartel y vivir en paz. Esto desata el enojo de la jefa del cártel Elena (Salma Hayek en una de sus mejor actuaciones) la cual manda a su mano derecha y maton Lado (Benicio Del Toro que se lleva la película por mucho) a secuestrar a “O”. Ben y Chon, acuden con un corrupto agente de la DEA (John Travolta) y se avientan a la guerra contra el cartel. Como línea paralela, el Cartel y Elena tienen que librar otra lucha contra “el Azul”, líder de otro cartel.

Oliver Stone basa todo en el tema de “el amor”. El triangulo entre Ben, Chon y O es inquebrantable, raro para muchos y aceptado entre ellos. O describe perfectamente que con Ben hace el amor mientras que con Chon tiene sexo salvaje y funciona como valvula de escape, Chon tiene “orgasmos de guerra”.

El rescatarla de las manos de Elena no es solo porque la aman, sino por que como dice el personaje de Salma, “Aman mas su amistad, por eso la comparten”. Esta el Amor de una líder del cartel como lo es Elena por su hija Magda la cual no quiere saber nada de su madre. El amor de un agente corrupto de la DEA por su esposa agonizante y sus dos pequeñas hijas. Y finalmente, el amor al dinero que es lo que mueve todos los hilos de la cinta.

Salvajes está llena de líneas paralelas, temas que solo surgen por minutos pero que son relevantes para todos, jóvenes brillantes en diferentes áreas que se juntan y luchan contra los viejos sistemas y las viejas formas de hacer negocios. Stone es brillante con los diálogos, la película destaca en las negociaciones y las conversaciones frente a frente.

Finalmente, una mención especial al gran trabajo realizado por todos los actores mexicanos, Diego Cataño, Joaquín Cosio, Demián Bichir, Salma Hayek y Sandra Echeverría Salvajes no es la mejor cinta de Oliver Stone, pero si es una muestra de que el director de 65 años sigue igual de vivo, joven y hambriento por contar historias que toquen temas duros, controvertidos y sobre todo con su peculiar estilo visual. Salvajes es un “no me he ido” y eso para los que nos gusta el cine interesante de Stone, ya es mucho.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario