"Nos vemos papá" (2011)

“Nos vemos papá” arrancará su segunda semana en cartelera. Lo remarco porque aunque en el “argot” de la distribución del cine mexicano existe la frase “Nunca hay buen fin de semana” (porque siempre hay cintas hollywoodenses más grandes); esta vez si le tocó bailar con la más fea compitiendo contra las oscareables “Django sin cadenas” y “Lincoln”.

Lucía Carreras dirige la cinta que nos presenta la vida de Pilar quien vive sola con su padre. Un día al regresar del trabajo lo encuentra muerto. Después como es “normal” su vida debería de cambiar, sin embargo Pilar se aferra a los recuerdos y visiones de su compañero de muchos años hasta el grado de hacerlo presente mientras ella está en su casa.

Carreras nos comparte una visión muy intimista del tema de la pérdida. Ese hueco que queda no solo dentro de cuatro paredes, sino también en la mente y el corazón de Pilar. Somos testigos (más no compañeros) de cómo la vida pasa y no pasa. El ritmo de la película (como las horas dentro de ella), es lento mas no aburrido si nos metemos en la convención de que todo está en el interior del personaje y podemos verla pensando, sufriendo, recordando.

Pilar guarda un secreto el cual Carreras maneja como giro de tuerca en algún momento y también como segundo tema. Este oculto motivo es igual de delicadamente manejado mientras la protagonista esté sola y más en su casa. La situación en la que falla la cinta es cuando el mundo exterior entra en el entorno de Pilar y se percata de los acontecimientos privados y ya adentro de todo no reacciona o actúa.

El asunto de perdida y secreto no es solo de Pilar, en el último de los casos podríamos quedarnos con el “que importa lo que haga ella si no afecta a los demás”, sin embargo la película muestra que si toca a todos y vemos la relación entre hermanos, cuñadas y la más interesante, entre tía y sobrina las cuales Carreras no termina por darles seguimiento ni buen final.

Lo que más sobresale y por mucho es la actuación de Cecilia Suarez quien vuelve a demostrar porque es una de las mejores actrices de nuestro país. Su rostro y trabajo corporal dicen más que mil líneas de cualquier guion. Ella sola vale el boleto del cine.

“Nos vemos papá” con todo es una cinta que hay que ver, recomendable y sobresaliente en su manufactura, además de que le puedo asegurar un gran tema de conversación para el café después de salir del cine.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario