‘Los descendientes’ (2011)

En “Los descendientes” las líneas narrativas parten de decisiones y consecuencias así como de relaciones y lealtades que a simple vista podrían parecer cotidianas o simples. Sin embargo, en esa simplicidad es donde el humor negro, sarcasmo y forma de ver la vida del director Alexander Payne surgen para presentarnos una historia profunda y llena de momentos entrañables.

Todo está planteado desde el punto de vista de un abogado llamado Matt King (George Clooney) quien desde el primer momento nos presenta la primera línea de la historia. Él es el representante legal de su familia millonaria ya que han heredado muchas de las tierras vírgenes de la Isla. Ahora ha llegado el momento de decidir si vender o no las últimas. Esto presentará problemas con sus primos. Por el otro lado, descubrimos la línea principal cuando su esposa Elizabeth ha sufrido un accidente y quedado con muerte cerebral. La decisión de desconectarla debe ser tomada pronto. Aquí surge también la relación con sus suegros y sus hijas Scottie (10 años) y la rebelde Alexandra (17). Con todos estos problemas, Matt descubre que su esposa lo ha estado engañando y que planeaba dejarlo. Antes de cerrar el círculo matrimonial o de vida y muerte en pareja, tomará a sus hijas y emprenderá una aventura para encontrar y enfrentar al amante de su mujer.

Payne ya planteando todo, se dedica a que acompañemos a Matt en este viaje de reencuentros. Primero los reclamos, después los enojos naturales y finalmente el saldar cuentas. La relación entre las hijas y su padre evoluciona naturalmente gracias a que se identifican en el engaño, la rebeldía y el amor, hasta terminar en complicidad. Sale el respeto al pasado de la tierra y del lugar donde viven, donde sus raíces deberán volver a echarse, aunque la familia no gane más dinero. Finalmente, el director no nos deja ser testigos solos en nuestra butaca, incluye a Sid un personaje que en su pasividad (como nosotros en la butaca), balancea y controla a las hijas y sirve también de receptor de golpes.

“Los Descendientes” finalmente son una crítica a la sociedad norteamericana en general que vive en solitario, sin apego a la familia, a los padres y mucho menos a la tierra. Finalmente estamos frente a una lección de unión que con buen humor mas que enojarnos es bien recibida y sobre todo disfrutable.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario