"Lo Imposible" y "Una vida extraordinaria" (2012)

Se estrenan dos películas llenas de lecciones de vida. La primera es “Lo Imposible”. Cinta basada en la historia real de una familia española que sobrevivió al tsunami del 26 de diciembre de 2004. La producción es también española y es dirigida por Juan Antonio Bayona quien fuera responsable también de “El Orfanato”.

En esta adaptación tenemos al matrimonio de Henry y Maria Bennet quienes acuden con sus 3 hijos a vacacionar a Tailandia cuando son separados a causa de la tragedia. La película se concentra en primera instancia en lo que le sucede a la madre (Naomi Watts) con el primogénito (12 años) y todas las dificultades que tienen que pasar para sobrevivir. Después tenemos al padre (Ewan McGregor) quien se queda con los dos niños pequeños (7 y 5 años) y son los que emprenden la búsqueda de los faltantes.

La película tiene un impactante diseño de arte y de efectos visuales. No cabe duda que el cine cada vez refleja más crudamente las tragedias y nos hace retorcernos en el asiento al ver lo que pasa en la pantalla. Sin embargo, la falla de la película es su búsqueda por el formato norteamericano comercial, tratar de jugar con las sorpresas y confusiones cayendo en un melodrama con varios finales.

“Una vida extraordinaria” está basada en la recomendable y aclamada novela de Yann Martel que narra la historia de un joven llamado Piscine Molitor Patel (Pi) que sobrevive junto con un tigre a un naufragio. Cuando el proyecto arrancaba se sabe que pasaron varios directores por él, tratando de completarlo, entre ellos estaban M. Night Shyamalan, Alfonso Cuarón y Jean-Pierre Jeunet. Finalmente y para fortuna de todos quedó el gran maestro Ang Lee.

Estamos frente a una película llena de impactantes escenas, diálogos extraordinarios e inteligentes, momentos de humor, actuaciones perfectas, música conmovedora, edición ágil y sobre todo innovadores efectos especiales ya que más del 90% de las escenas del tigre son con CGI (creado a computadora).

Ang Lee usa a Pi de adulto para contar su historia y así evitarnos la interrogante de si sobrevive o no al naufragio, el chiste es saber lo que vive durante el mismo. Nos pone como público en el bote y nos rodea no solo de agua sino de religión, filosofía, conversaciones, enojo, desesperación y amistad, nos salva por momentos cuando el personaje regresa a la actualidad y nos regresa a la soledad sin avisos. “Una aventura extraordinaria” es de las películas imperdibles y de las experiencias que cualquiera debe ver en 3D. Pienso que las conversaciones después de esta experiencia van a ir más allá del café y del buen humor, si son lo suficientemente abiertos para aceptar y compartir todo lo que vieron y sintieron. No se la pierdan.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario