"La noche más oscura" (2012)

“La noche más oscura”, título que se refiere al tecnicismo de su nombre en inglés “Zero Dark 30” que indica la hora más negra de la noche (12:30am); misma que fue en la que ocurre la captura de Osama Bin Laden.

La cinta comienza con los sonidos de las víctimas del 9/11 en sus últimos momentos de vida pidiendo ayuda. A continuación comienza un viaje de suspenso e información hacia la captura del terrorista en mayo del 2011. La dirección es de Kathryn Bigelow quien ya ganó el Oscar como mejor directora y película con “The Hurt Locker” y que nuevamente vuelve a demostrar que no solo tiene los tamaños para manejar la guerra sino los temas de espionaje y espinosos asuntos secretos que pueden generar éstos.

Bigelow pone en el centro de la tormenta a Maya (estupendamente interpretada por Jessica Chastain) quien es un personaje ficticio aunque basado en una espía encubierta real. Maya lleva 12 años en la CIA y solo tras la pista de Osama, no sabe hacer nada más y no quiere hacer nada más. Es una especialista, una terca y perra mujer capaz de no solo enfrentarse a los terroristas sino también de asumirse como la hija de puta que descubre las cosas y puede liderarlas en su agencia de “inteligencia”.

“La noche más oscura” no concede descansos ni a su personaje principal ni a nosotros como espectadores, en todo momento nos llena de información y de datos que solo Maya puede ayudarnos a “ordenar”. Kathryn Bigelow ha construido una película extraordinaria, con escenarios tan vivos y misteriosos como sus personajes, con una historia que pareciera tan enredada como los caminos de Abbottabad pero que se abre y se aclara poco a poco, con secuencias tan duras de torturas que han sido cuestionadas y criticadas por Washington; con un ritmo tan vertiginoso en la edición que no permite distracción y que magistralmente está manejado para que no nos perdamos detalles de la investigación y además podamos pasar muchos años en la historia hasta la captura final.

Bigelow maneja la cámara en movimiento con planos que nos dejan no solo como testigos sino como parte de las acciones, pero también su plano favorito es el acercamiento a los rostros que nos dejan ver sus dolores en las torturas y pérdidas y también sus pensamientos en el armado del rompecabezas de pistas. El dedo de la directora en todo momento está en la llaga de su sistema político y del manejo de inteligencia, hay un sarcasmo al mismo tiempo que denuncia en sus escenas, un ejemplo es cuando vemos a un Barack Obama hablando de que no existe la tortura cuando es el elemento primordial de la obtención de información.

La acción de la captura de Bin Laden está tan bien filmada que merece premios por sí sola, con un manejo del sonido que causa expectativa en sus silencios y que rompe todo con las explosiones y disparos casi tan mudos como los pasos de los soldados. La secuencia es obviamente muy oscura y solamente perceptible a través de los lentes de visión nocturna de los soldados, situación que nuevamente nos pone en la primera línea de batalla.

“La noche más oscura” no solo merece ser vista una vez, hay que enfrentarla en varias ocasiones y disfrutar el trabajo de una de las mejores directoras que hay en la actualidad.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario