‘La dama de negro’ (2012)

Esta más que comprobado que el género favorito y que rara vez fracasa en nuestro país es el “terror”. Funciona sin importar si la película no tenga actores conocidos, historias malas o pésimos efectos; es un género catártico y que deja muy buena taquilla. Sin embargo, de vez en cuando uno se puede encontrar rarezas dentro del terror que funcionan y que no solo son efectivas, además cuentan una buena historia y sorprenden. “La dama de negro” es una de esas rarezas que en mi opinión vale la pena ver. Punto aparte, le digo que yo no tuve la oportunidad de ver la exitosísima obra de teatro, así es que llegue más que nuevo a la cinta; sin embargo, para los que la hayan visto seguro se sorprenderán con algunos cambios en la historia que también funcionan muy bien.

Daniel Radcliffe deja la magia y se pone en los zapatos de Arthur Kipps; un joven abogado viudo el cual está en la cuerda floja en su trabajo por tantas ausencias para cuidar a su pequeño hijo. Ahora, como misión de prueba es enviado a una aldea a poner en orden los papeles de un cliente recién fallecido. A su llegada, descubre que los habitantes del pueblo no desean hablar con él además de tener en secreto la historia de una mujer que se aparece y hace que los niños del pueblo mueran de manera trágica.

Kipps al ver poco a poco que el miedo de los habitantes va atrasando su trabajo, decide quedarse en la casa vacía del cliente y así terminar sus asuntos cuanto antes, sin embargo, tiene que enfrentarse a la Dama de negro para poder terminar y poder irse en paz.

La película tiene muchos valores a destacar, pero el principal, es que nos presenta una forma clásica de terror que demuestra que sigue siendo efectiva. Tenemos la premisa de la casa embrujada, sumándole la de la mujer fantasma que se aparece y sobre todo, la situación de dejar a un hombre solo enfrentando ambas cosas. Todo funciona gracias al ambiente y atmosfera, los escenarios extraordinarios, la música efectiva en todo momento y también las muy buenas actuaciones. Hay sustos y también interés como espectador en saber el final de la historia, poco a poco no solo somos testigos de lo que le pasa al abogado sino que somos acompañantes en una casa vacía la cual también nos aterroriza y nos deja fríos. El único punto que no estoy muy de acuerdo es en la juventud de Radcliffe que ya lo pone como un viudo y un padre de un niño de 5 o 6 años cuando podría ser el primo mayor. De ahí en fuera todo es muy recomendable.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario