La chispa de la vida, Crítica

Una comedia que maneja temas actuales, relevantes y que llaman la atención como la familia y los medios de comunicación, que son tocados con el bisturí del humor negro del extraordinario director español Álex de la Iglesia.

Roberto (José Mota) es un publicista desempleado desde hace ya tiempo. Él fue el inventor del eslogan “Coca-Cola: La chispa de la vida” (para los mayores de 35 años les sonará muy familiar), y ya nadie recuerda su éxito ni sus glorias pasadas.

Un día, después de un rechazo laboral por parte de un amigo, decide ir a visitar un hotel en Cartagena donde pasó la luna de miel con su esposa, Luisa (Salma Hayek). Al llegar descubre que el hotel ha sido cerrado y ahora hay un museo alrededor de un coliseo romano que está en el pleno momento de su inauguración. Al tratar de salir del museo resbala y cae en medio de una explanada en construcción donde una varilla se le clava en la parte posterior de la cabeza dejándolo inmóvil aunque muy consciente de todo.

Viendo la situación y sabiendo que puede morir, Roberto decide sacarle provecho al asunto y vender una entrevista exclusiva al mejor postor para dejar a su familia con más tranquilidad económica.

Con esta historia, Álex de la Iglesia luce su humor y refleja la manipulación de los medios de comunicación y la publicidad. En primera instancia tenemos a Roberto que ha sido parte de la publicidad y sabe como se mueve el mundo. Pero también, lo más importante es el hecho de que su vida tiene poco tiempo y también su fama, todo es muy fugaz y se debe aprovechar rápido y al máximo.

Luisa es un personaje interesante y muy bien manejado por Salma Hayek. En un inicio es la encargada de la casa, de darle ánimos a Roberto y de cuidar que esté el mayor tiempo vivo posible, después tiene que ser parte del medio, de los manejos y ventas de entrevistas, tiene que ver por el futuro de su familia y sus hijos así es que el personaje va navegando entre tiburones tratando de sobrevivir.

Tenemos también a Juan Gutiérrez “Johnny”, el cual es un representante de actores y que llega al momento exacto para ser contratado por Roberto como su representante (de ese tamaño el cinismo y sarcasmo) y tratar de conseguir el mejor acuerdo económico para todos antes de que sea tarde.

Finalmente está el Alcalde que iba a inaugurar el museo y se ve inmiscuido en todo el alboroto de Roberto. El asunto con esta línea es que los medios de comunicación manejan la situación como si hubiese sido un “suicidio” a causa del “desempleo”. Este es el tema más real y actual en general del mundo, pero particularmente en España.

“La chispa de la vida” es una cinta que vale la pena ver porque está bien armada, su narración poco a poco va siendo mucho más complicada y como espectador terminamos inmiscuidos en los problemas y también en la “mierda” del manejo de los medios de comunicación y las personas que están detrás. Esta cinta les dio nominación al premio Goya (Oscar español) a José Mota y a Salma Hayek.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario