Jurassic World: El Reino Caído / Crítica

Jurassic World: El Reino Caído en resumen es más de lo mismo, pero con mejor ejecución.

Mi expectativa era muy grande cuando las riendas fueron tomadas por el director español J.A. Bayona, con sus tres cintas anteriores (El Orfanato, Lo imposible y Un monstruo vine a verme); dejo clara una gran mano para manejar situaciones post traumáticas, ambientes de suspenso muy interesantes; conocimiento total de los efectos visuales y, sobre todo, una gran calidad en las actuaciones de niños.

Generalmente para entrar a Hollywood muchos directores deben de pagar su derecho de piso, sin embargo, Bayona se ganó la rifa del tigre (o del dinosaurio); al aceptar enfrentarse a una franquicia que no le iba a dar oportunidades tan amplias para imponer su estilo y al final simplemente tenía que hacer un buen trabajo para así poder dirigir sus guiones en la gran industria comercial. Lo interesante es que sale victorioso de muchas formas, aunque con un guión forzado y lleno de clichés que termina dando el resultado esperado: simple entretenimiento.

Colin Trevorrow fue el director de Jurassic World: Mundo Jurásico (2015); ahora es el guionista de la secuela y junto con Bayona enfrentaron el reto de crear un leitmotiv para que la película se sostuviera, así fue como el “dilema moral” se convierte en la tabla de salvación de los primeros 2 actos y en la perdición del final al ser traicionado por todos.

En Jurassic Park (1993) dirigida por Spielberg, el personaje del doctor Ian Malcolm (Jeff Goldblum) dijo que la existencia de los dinosaurios en nuestro tiempo no debería de ser, planteo su teoría del caos y al final nadie lo escuchó.

Bayona arranca su película al poco tiempo de donde su predecesora termina. Hay dinosaurios en la isla Nublar vivos y están a punto de desaparecer gracias a la erupción de un volcán, el “dilema moral” se plantea desde el inicio: rescatarlos o dejarlos extinguirse de una vez por todas. Entonces volvemos a ver al profesor Malcom en una corte reiterando su teoría y pidiendo que no se rescaten, sin embargo y como es de esperarse, no le hacen caso y un grupo de valientes apoyados por un millonario llamado Benjamin Lockwood amigo del creador del primer parque Hammond, van a salvar 14 especies.

La película transcurre por dos líneas narrativas que se van juntando. La primera es en el mundo urbano que principalmente se forma en la mansión de Lockwood. El millonario está a punto de morir, tiene una “nieta” llamada Maisie (de nuevo niños) y un asistente responsable de la misión llamado Eli.

En esta línea Bayona es donde muestra más su estilo de suspenso sin tanto alarde con una gran secuencia en la habitación de la niña; resalta el lado negativo de la sociedad con una subasta, la traición de las personas por el dinero y también aquí se lleva a cabo el tercer acto que es donde pierde el control del guion y termina casi por lograr que lo contraten para alguna nueva versión de Godzilla.

La segunda línea es la expedición a la isla. Bayona usa a sus personajes anclas Claire Dearing (Bryce Dallas Howard) y Owen Grady, (Chris Pratt); y les da una razón personal al tratar de recuperar a la velocirraptor Blue. Aquí también hay dos jóvenes llamados Franklin y Zia quienes pretenden representar ese cambio de estafeta generacional, sin embargo, quedan a deber mucho.

Ésta es la línea de la mayoría de los homenajes y pruebas de admiración a Spielberg. El coche del primer parque destruido, el espejo retrovisor, un emocionante primer encuentro con los dinosaurios y la reacción de la joven doctora enamorada de las criaturas, una desgarradora despedida en un muelle (la mejor secuencia de la película) que además simboliza el cierre de las aventuras en las islas y la apertura a nuevas historias en las ciudades, las persecuciones a campo abierto, el manejo de las sombras entre los vitrales entre muchas otras.

Es más, J.A. Bayona para despedirse como los grandes, retoma una clásica escena de E.T. (1982) donde el extraterrestre desde un mirador en la noche ve la ciudad iluminada, ahora, la criatura no viene de otro planeta, sino de la misma mano del hombre.

Hay que destacar la manufactura, el ritmo, los efectos visuales, el uso del tema principal de John Williams en versión piano y la intención de renovación de la franquicia de J.A. Bayona quien ahora se baja de la silla de director y la deja de nuevo para Colin Trevorrow y Jurassic World 3 que ya se sabe estrenará el 11 de junio de 2021.

 

 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario