Jonathan Demme murió a los 73 años

Jonathan Demme ganó el premio Óscar al mejor director en 1992 por “El silencio de los inocentes”, una película que ocupa la posición 23 entre las 250 más gustadas por los usuarios del portal IMDB. Además, el estadounidense fue reconocido en el Festival de Cine de Berlín y compitió por dos Leones de Oro en Venecia.

Los detalles de su currículum sirven para dimensionar la pérdida: Demme falleció este miércoles 26 de abril a causa de un cáncer de esófago. El director tenía 73 años y recientemente había realizado trabajos para series televisivas. Su último largometraje, estrenado en el 2015, fue una comedia titulada “Ricki and The Flash” protagonizada por Meryl Streep.

Con “El silencio de los inocentes” se convirtió en un director de prestigio, alabado por la crítica. Roger Ebert escribió en The Chicago Sun Times que su película, con el paso del tiempo, sería una referencia para el género del terror. Ebert no se equivocó. Jodie Foster y Anthony Hopkins, las estrellas de la cinta, hasta la fecha son recordados por sus papeles de Clarice Starling y Hannibal Lecter, respectivamente.

Foster, al enterarse de la muerte de Demme, declaró:

Tengo el corazón roto por perder a un amigo, un mentor, un tipo tan singular y dinámico que tendrías que diseñar un huracán para contenerlo.

Jonathan era tan extravagante como sus comedias y tan profundo como sus dramas. Él era pura energía, el animador imparable para cualquier persona creativa”.

Demme dirigió títulos como “Filadelfia” con Tom Hanks y “El casamiento de Raquel” con Anne Hathaway. Fue un maestro del documental, registrando la vida de una sobreviviente del huracán Katrina en la cinta “I’m Carolyn Parker”.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario