‘Ella y el candidato’ (2011)

Roberto Girault vuelve con el apoyo del gobierno de Guanajuato y la iniciativa privada, después de su exitoso cuento de “El Estudiante” con una nueva historia pero con la congruencia anterior de presentar un cuento irreal con un estilo cursi, sin groserías, lleno de personajes estereotipados y problemáticas que no importa si se resuelven mientras el público salga con una lección de moral.

Luis Fernando es un joven que se lanza como candidato presidencial. Sus características en este momento electoral parecerían meras casualidades: Un joven apuesto, con copete y una familia ejemplar, con los valores morales de estandarte y finalmente con un segundo intento por la presidencia pero ahora en una película-república llena de amor.

Lorena es su esposa y también una mujer que ya vivió una tormenta en la pasada campaña que casi hace que perdiera su matrimonio, ahora nuevamente tiene que tomar el rol de apoyo de su marido. Luis Fernando se ve envuelto por la ambición y trata de ganar a cualquier costo. Esto hace que su mejor amigo y jefe de campaña Carlos intente tratos con las “mafias del poder” para lograrlo. En todo este alboroto, Lorena ya no aguanta y deja todo. Aquí aparece Don Jorge Lavat (gran homenaje al final); en una extensión de su rol en “El estudiante” para hacer del Tío Antonio, un hombre viudo, de voz grave y ritmos lentos, que recita poemas a su fallecida amada y que ve por el bienestar de la familia del candidato.

Girault es director de cine, pero al igual que a su personaje se le olvida contar bien sus historias y se va por la ambición y las mafias de llenar las salas con mensajes fáciles en lugar de resolver tramas. Deja inconcluso el asunto de Carlos y sobre todo, su lección final es tan mala como sus diálogos.

El candidato va por una segunda vuelta, ya casi pierde a su familia, pasó lo peor y de nuevo lo vuelve a hacer. Ahora, regresa con la cola entre las patas y como ya no tiene la presidencia, decide que su trofeo de consolación es su familia, es “primero ella”. Pero como cualquier otro candidato, ¿por qué le vamos a creer si son los profesionales de la promesa incumplida? Al final de la cinta con lo que me quedo es con las buenas actuaciones de Jorge Lavat, Rocío Verdejo, Daniel Martínez y Hector Arredondo.

Además del rayito de esperanza de que por el bienestar de las familias no vuelva a regresar al dinosaurio de “El estudiante” para cegar audiencias con discursos que ya vimos solo son promesas de campaña. Roberto Girault debe crecer y retarse como contador de historias.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario