"El legado Bourne" (2012)

Llega la cuarta parte de la saga Bourne. Es obvio que el éxito en taquilla de la anterior trilogía hizo que el estudio le tratara de sacar más lana a la historia y la estirara lo más posible tratando de quedar a la altura. Lástima que eso no pasó.

La problemática es muy simple, la historia como diría mi abuelo “es una vacilada”. La película dura casi 2 horas y media, el planteamiento inicial es lento y revuelto pero no está mal como base para algo que esperaba fuera mucho mejor.

Jeremy Renner es el agente Aaron Cross, un hombre que está en Alaska y que constantemente tiene que medicarse con una pastilla verde (para el intelecto) y una azul (para la fortaleza física). La problemática es que descubre que están cerrando el programa de agentes del que es parte y teme quedarse sin sus medicamentos. La aventura arranca cuando regresa a la ciudad y ve el caos. Rescata a la Dra. Marta Shearing (Rachel Weisz), quien lo había atendido anteriormente y ahora también es una víctima del cierre del programa.

Juntos tendrán que huir y resolver la manera de que Aaron pueda vivir sin las drogas. Como dije anteriormente, la premisa es muy básica y endeble, por más geniales secuencias de luchas y persecuciones la cinta termina por no ser nada interesante. Vemos muchas referencias a las anteriores cintas las cuales ayudan (si vio la trilogía) a ubicar todo de manera temporal. Aparecen personajes que ya conocemos como Noah Vosen, Ezra Kramer, el periodista Simon Ross, el Dr. Albert Hirsch y finalmente Pam Landy. También veremos personajes nuevos liderados ahora por Eric Byer (Edward Norton).

El director es Tony Gilroy, un hombre que ha demostrado que sabe narrar historias con enredos y que tengan que ver con espionaje o suspenso como lo son Duplicity (2009) y su ópera prima Michael Clayton (2007). El punto a su favor más importante es que es el escritor de todas las películas anteriores, por ello la cosa quedó en casa.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario