‘El artista’ (2012)

No solo es una de las contendientes fuertes para la siguiente entrega del Oscar con 10 nominaciones; además ya ganó 7 de las 11 nominaciones a los premios BAFTA (cine británico). Por su parte, Jean Dujardin se lleva el premio a mejor actor en el festival de Cannes y también en los globos de oro gana en actuación a la par que la cinta como mejor película en la categoría de comedia y musical. Esto entre muchísimas nominaciones más en diversos festivales alrededor del mundo. “El Artista” ha sido un fenómeno muy curioso e interesante. Parecería que tuviera varias cosas en su contra como ser muda o estar en blanco y negro, sin embargo, ha demostrado lo contrario.

Con toda la tecnología de punta a su servicio, el director Michel Hazanavicius se detiene, respira, deja todo a un lado y arma una historia sencilla pero muy atractiva llena de amor y admiración por el cine y por los que lo hacen.

Vuelve a llamarle a su actor preferido Jean Dujardin (con quien ya había trabajado en 2 películas anteriores) y nos vamos al Hollywood de 1927. – Como dato, el 6 de octubre de 1927, se estrenó la película El cantante de jazz de Warner Bros. siendo la primera cinta sonora en la historia del cine. – George Valentin (total referencia Douglas Fairbanks) es una gran estrella del cine mudo al que le va muy bien en la vida y en el amor; hasta que un día el cine deja de ser mudo y el sonido llega para marcar una revolución en todos los ámbitos del entretenimiento.

George se resiste al cambio y sufre las consecuencias, su fortuna, su amor y la vida que tenía desaparecen quedándose con su perro y su chofer como fieles compañeros. Por el otro lado, una joven entusiasta llamada Peppy Miller arranca su carrera en el cine como extra en una de las películas de George. Ambos crean una relación de admiración y amor, sin embargo, es la única que al decidir irse al cine sonoro, le va bien y conquista las pantallas ocupando el lugar que alguna vez tuvo George.

“El Artista” es una obra y un viaje al pasado, nos llena de referencias a grandes momentos y actores de aquellas épocas del cine silente. Se demuestra que las imágenes pueden ser más fuertes que las palabras, la música más importante que los efectos, el blanco y negro más vivo que los colores y regresar a la simple idea de que una buena historia bien contada y bien actuada, puede quedarse en el corazón de cualquier espectador; mas de los que amamos el cine.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario