"Dredd" (2012)

Para los que esperan que esta película sea un remake de la de 1995 de Sly Stallone, les tengo la noticia (no sé si buena o mala); de que no es así.

El personaje del Juez Dredd surge en 1977 en una serie de historietas de ciencia ficción creada por John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra llamada 2000 AD. Su protagonista Joseph Dredd, es un representante de la ley en un futuro caótico donde los jueces son policías, jueces, jurados y verdugos al mismo tiempo (incluso pueden ejecutar las sentencias de muerte en ese mismo momento).

En 1995 Stallone protagonizó la primera película de este personaje con críticas desastrosas, incluso estuvo nominado a la Frambuesa de Oro al peor actor de ese año. Sin embargo, el planteamiento del mundo sin ley y el personaje bueno con la responsabilidad de defenderla, daba buenos conceptos de discusión en el sentido de hasta donde se podría llegar dejándole toda la responsabilidad a un solo hombre de decidir los castigos. Visualmente la película no era nada mala, el universo presentado no se alejaba mucho a las visiones que tenía el cine en esos años del futuro.

Ahora tenemos una nueva cinta que nos regresa a la metrópolis llamada “Mega City One” en la que no existe orden y los que mandan son los criminales. El juez Dredd recibe un llamado a uno de los edificios más complicados de la ciudad con más de 200 pisos, donde se ha tenido un homicidio triple. Acude junto con una novata que se encuentra en evaluación llamada Cassandra Anderson, la cual no usa el casco representativo de los jueces debido a que tiene poderes psíquicos.

Al llegar al edificio descubren que está liderado por una ex prostituta y ahora traficante llamada “Ma-Ma” que junto con su clan controlan la nueva droga llamada “Slo-Mo” del término en ingles Slow Motion (cámara lenta).

Dredd como Anderson tienen en su poder a un rehén el cual debe atestiguar en contra de la líder, sin embargo la batalla comienza cuando el edificio se cierra herméticamente y “Ma-Ma” le ordena a todos los habitantes acabar con los jueces. Lo destacable de la cinta es la parte visual, es una película que se llama en inglés “Dredd 3D” y de verdad vale la pena verla en ese formato. Se le considera una cinta de bajo presupuesto o independiente, y para poder hacer algo futurista que mejor que encerrarse en un solo lugar y aprovechar los recursos en efectos visuales más que en escenarios.

Aunque por lógica si la droga se llama “cámara lenta” se use ese recurso, funciona bastante bien para dar algunas pausas al movimiento de la cinta. Las actuaciones de Karl Urban (Dredd), Olivia Thirlby (Anderson) y Lena Headey (Ma-Ma), son buenas aunque tampoco es exigente el grado de actuación de ningún personaje, cumplen.

Lo que no funciona es la historia, al final solo estamos frente a un rescate con personajes tan planos y sin chiste que lo único que nos queda es comer palomitas mientras disfrutamos el espectáculo violento casi gore de sangre en la pantalla.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario