‘¡De Panzazo!’ (2012)

Hay que dividir en varias partes la película “¡De Panzazo!” para un mejor análisis.

Primero, directores. Juan Carlos Rulfo a quien considero uno de los mejores realizadores de documentales en México, tiene la magia de convertirse en invisible y captar momentos naturales y llenos de vida; pero sobre todo, de escoger personajes que como público nos interesan y nos podemos identificar. Co dirige Carlos Loret de Mola quien como reportero (dentro y fuera de las guerras que ha cubierto); ha logrado una imagen de controversia, arriesgado, polémico, carismático y juventud. Juntos, se antoja una combinación letal de efectividad y entretenimiento en el tratado de cualquier asunto.

Segundo el Tema: La educación en México. Un tema tan amplio e interesante como confuso y lleno de callejones sin salida. El reto no podría ser más complicado.

Tercero la forma: “De panzazo” divide en partes los diferentes actores del sistema educativo en México y nos va llevando por un camino donde las peores partes de cada uno de ellos van saliendo. Profesores, sindicatos y sus líderes, gobierno, profesores, padres de familia y finalmente los alumnos.

Puntos a destacar:
A nivel de filmación los directores les dieron a diversos jóvenes una cámara para que grabaran lo que pasaba dentro de sus escuelas y aulas. Sin duda, es lo mejor del documental. Como investigación los datos que presentan son rudos y están bien ilustrados, las entrevistas bien planteadas y dejando que los participantes muestren sus claroscuros. Finalmente, la corta duración de 1 hora con 17 minutos.

Acepto que cinematográficamente extraño al Rulfo invisible-participativo y sus personajes, y le agradezco la edición y montaje. También me hubiera gustado ver al Loret de Mola incisivo dándole continuidad y enfrentando de nuevo a la líder sindical después de que le jugara un “truco”; y también le agradezco su visión de reportero ágil y efectiva para darnos muy buenos momentos en sus charlas.

Aunque la película cumple con el entretenimiento, la polémica y el dejarnos con el tema en la mesa, se queda cubriendo mucho por encima y sin tanta profundidad. Pero aunque eso pase cinematográficamente, a nivel cotidiano el objetivo se ha cumplido si saliendo de la sala seguimos pensando en que vamos a hacer para atacar un problema que nos compete a todos por igual.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario