"Búsqueda implacable 2" (2012)

Luc Besson es un hombre que ha sabido diversificarse y crear muy buenas taquillas en el cine (conste que dije taquilla, no buenas películas). Como director tiene sus éxitos, pero como productor y guionista le ha dado oportunidad a diversos talentos de desarrollar historias sobre todo con 4 características: 1)  género de acción, 2) héroes nuevos, 3) entretenimiento puro y 4) directores nuevos.

En 2008 salió en cartelera la película “Búsqueda implacable” cumpliendo los elementos anteriores. En la dirección estaba por primera vez Pierre Morel quien fue cinematógrafo de la saga de “El Transportador” (después dirigiría “Desde Paris con amor” también de un guión de Besson). La novedad más clara era el actor Liam Neeson en un personaje que parecía “normal” y que resultaba ser un especialista de la violencia mientras buscaba a su hija secuestrada.

“Búsqueda implacable” tenía un buen guión, atractivas secuencias de acción, un nuevo héroe que invitaba a identificarte con él y sus metas y sobre todo buen entretenimiento. Definitivamente cumplía.

Ahora en 2012 tenemos “Búsqueda Implacable 2”. El guión nuevamente es de Besson. La dirección corre a cargo de Olivier Megaton (“El Trasportador 3” y “Colombiana”) y mismo elenco Liam Neeson (padre), Maggie Grace (hija) y Famke Janssen (madre).

La historia es muy simple, los familiares de los muertitos de la primera película ahora quieren su venganza y tratarán de secuestrar a la familia para llevarlos al pueblo donde nacieron los criminales y ahí matarlos.

Bryan Mills tiene que ir a trabajar a Estambul, ahí lo alcanzan su hija Kim y su ex mujer Leonore. Una mañana la pareja decide salir a pasear dejando a su hija en el hotel y son secuestrados. Bryan logra comunicarse con Kim desde un pequeño teléfono escondido en su calcetín y le dice lo que pasa, ella lo convence de ayudarle y se convierte en la hija de Rambo. Después de esto, todo se convierte en una gran vacilada (como diría mi abuelo).

El problema de la película es que pretende ser verosímil y no lo logra, no hay una convención creíble donde los personajes y nosotros como público nos movamos. La acción sobre editada y saturada de acercamientos resulta ser un estorbo al no dejarnos ver ni las peleas ni las persecuciones, o también como el tomar prisionero a un hombre que ya conocen que es un asesino y no revisarlo para ver si contaba con un arma, ya no digamos un mini teléfono celular.

Los diálogos terminan siendo tontos como la frase “ahorita regreso” dicha a su esposa en 2 ocasiones (ya para la segunda solo da risa). En general lo más importante es que falla en entretenernos, en dejarnos ver la acción, en identificarnos y disfrutar. Lo que le agradece uno a la película es su corta duración de 90 minutos

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario