Au Revoir Cannes… Merci Beaucoup!

Llegar a Cannes es una aventura, cualquiera de los reporteros o críticos de cine puede decirles todo lo que pasa para lograr subirse a un avión y emprender el viaje inolvidable de cubrir este festival.

Cannes es el superbowl del cine, el lugar perfecto para conocer “el lado oscuro” de la industria, reconocer que también es un negocio y que muchas veces las historias pasan a segundo término y lo importante son los números de espectadores y taquillas esperados.

Cannes es el mejor festival del mundo con todo y sus controversias. Lo mismo se ve en la pantalla cine extraordinario independiente de todos lados como premieres de películas de animación para niños o blockbusters hollywoodenses. En Cannes todos caben pero no todos exhiben.

Cannes es el lugar donde se desayuna, come y cena séptimo arte, las charlas en todos lados tienen algo que ver con la industria y sus repercusiones en cada país.

Cannes tiene el método clasista más rudo para su prensa con 5 gafetes que remarcan una “élite” para entrar a sus funciones y tener prioridades en todos sus espacios.

Estar en Canes es ser participe y testigo del arranque de lo que vendrá en el año en las cinematografías del mundo, es llorar emocionado cada que se apaga la luz de la sala y se enciende la pantalla, es vibrar con cada alfombra y ver caminar en ella a los gladiadores y héroes de las historias que nunca se olvidan de la memoria. Estar en Cannes no se cambia por ningún junket hollywoodesco de esos a los que nunca me invitan y que pertenecen a un grupo de privilegiados simplemente por el medio en que trabajan.

Este año fue mi 8avo festival y regreso con 29 películas vistas, pero con miles de imágenes en la mente, sentimientos en el corazón y obviamente la meta de volver el próximo año.

Juan y Andres quienes de alumno y productor se han convertido en compañeros de viajes, de momentos rudos, divertidos y de largas caminatas. Juntos armamos 27 capsulas  que quedan como testigos no solo de un trabajo cumplido, sino de un sueño hecho realidad.

Estar en Cannes es un privilegio, un regalo y un sueño cumplido, es recordar cada día el por qué amo el cine, sus historias y lo que me hace vibrar.

Gracias familia, iiida y talibanes.

Gracias a todos por esta extraordinaria experiencia

Au Revoir Cannes… Merci Beaucoup!

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario