8 AÑOS DE PROYECTO 40

El pasado 21 de Febrero el canal de televisión abierta “Proyecto 40” cumplió 8 años de haber salido al aire. Mi llegada fue consecuencia de un juego de cartas entre mi “carnita” y una bola de amigos en los que se encontraba Raymundo Ramirez (futuro director de producción del canal). Ray busca crítico de cine, carnita recomienda a güero, güero va a casting y es contratado (fui el primer colaborador contratado por Ray para éste nuevo canal).

Cuando comenzó el canal yo tenía diversos espacios al aire. Inicie colaborando en el noticiero nocturno, en Filmoteca 40, La vida es cine, Fusión salvaje y otros espacios chicos. Poco a poco las cosas a través del tiempo se fueron ajustando y me quede con lo que tengo ahora Fusión y Noti.

En 8 años por la TV he aprendido muchísimo y tenido tanto buenas como terribles experiencias.

Mi vida es el cine y como crítico de cine he pasado Oscares, he entrevistado gente, tenido programas, etc, Incluso mi rol como crítico de cine en el canal es el más cuestionado por dos que tres autoridades que aún no lo valoran o entienden. Pero esa es otra terapia.

Lo más sorprendente de todo lo que he vivido, es la historia de éxito que ha sido el programa y mi rol en Fusión salvaje.

Los que me conocen saben que los animales me gustan como a cualquiera; pero no soy experto, aventurero, ni ando en shorts por la selva buscando hormigas que filmar ni tampoco soy de los que acampan y están en la fogata a la luz de las estrellas en la naturaleza salvaje. No señor, tengo 2 peces los cuales cuidan mis talibanes y nada más.

Hace 8 años llegue con mi facha de cine y Ray me pide que presente docus de animales porque algunos de los “nuevos valores/conductores” teníamos que combinar entre nuestra especialidad y presentando barras de documentales con temas diversos. Así se crearon 6° grado, Habitat y Kaleidoscopio.

Mi primer Fusión fue sobre un “cuatí” y como yo no sabía nada de esa especie (en la vida había visto ni siquiera una foto de la mentada criatura), lo único que se me ocurrió fue decir la verdad en cámara: Hola soy silvestreLPV, bla, bla bla, y pues van a ver un docu sobre los coatís que la verdad no se ni que son, así es que los invito a que lo descubramos juntos… Así comenzó una relación con el público muy rara pero entrañable.

La gente me comenzó a parar en la calle y me pedían que las ayudara con su gato, su perro o su víbora de cascabel. Muchos creían que era veterinario y que mi especialidad eran las criaturas del señor. Obviamente al principio y con amabilidad respondía lo que pudiera, pero después volví a las netas y les decía: Yo que usted lo llevaba a alguien que sepa, ¿Por qué no va a un veterinario?

Mucha gente se sacó de onda, se decepcionó y otras hasta se quejaron incluso al aire. ¿Cómo era posible que estuviera un wey en tv abierta hablando sobre animales y ni siquiera era veterinario? Las respuestas fueron aún más sorpresivas para mí en esos tiempos, la misma gente me defendió, se identificó y también bromeaba sobre mi situación al aire. Recuerdo un mail de un cuate que me decía: Oye silvestre aunque no sepas nada de osos pandas pon un docu de ellos porque los presentas chido y así los conocemos juntos ¿no?

Otro día metiendo mi coche salió un perro enorme y salvaje de no sé de dónde y me persiguió! Me subí al cofre de mi nave cuando una señora paso y me dijo: Oiga joven por qué corre? no es usted el de los animales?

En 8 años he aprendido que en televisión es más importante “aparentar” que “ser”, pero es mucho más efectivo, entrañable y respetable, hacerle saber al público que “no sabes todo” y que nunca vas a “aparentar” ser un experto.

A mí me funciona, en especial en Fusión y la relación con la gente ha sido muy honesta y por eso nos llevamos tan bien.

 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario